Archivo de junio de 2010

Resulta impactante ver cómo presos en cárcel abarrotada, cambian profundamente su vivencia al contacto del arte.

La hija y heredera artística de uno de nuestros más grandes artistas, anima, con otras dos voluntarias de la Fundación Padre Garralda el Cenáculo de Arte de este Centro Penitenciario.

Todo tipo de arte.

Pintura, escultura, fotografía, cine, música.

Descubren la belleza de una flor en una roca abandonada, puestas de sol, en fotografías, dibujos sencillos de manos que acogen, ansia y liberación en pequeñas esculturas, paz en música, horizontes en cine.

Siempre queda corta la sesión.

Y el esperar la siguiente les “saca de la cárcel”.