Archivo de junio de 2011

Qué bonito.

Y que difícil, no pocas veces es acertar.

Hace muchos años que repito: a la hora de mi muerte diré solamente una palabra.

Y no será María, a la que quiero, de siempre, y ella desde antes de que yo naciera.

Ni será Jesús, a quien se lo debo todo, el que con su vida y palabra (Evangelio) orienta mi vida y caldea mi corazón.

No será: Dios. Mi Padre!!!

Será: ACERTE.

Porque en un momento imprevisto tuve que elegir. Y decidí entrar en la compañía de Jesús.

XXX

Han pasado (el 26 de junio) 66 años de esa elección.

Han pasado 66 años en que vivo siendo Jesuita.

Ha pasado de todo.

Ha cambiado todo.

Menos un compromiso vital de anunciar el Evangelio con la espiritualidad, la obediencia y el respaldo vital de mis hermanos en la Compañía de Jesú.

Aquel 26 de junio de 1945, a la caída de la tarde llegué al noviciado, y entré feliz.

Este 26 de junio de 2011, durante todo el tórrido día estuve cambiando de casa, por orden del P. Provincial.

Dejé Plaza de España y me he venido a la Ventilla cumpliendo una vez más esta bendita ilusión de siempre de ir “Pá ande sea” con la misma ilusión de siempre.

XXX

Está cayendo la tarde.

Estoy feliz.

En mi capillita de las Tablas acabo de vivir la Eucaristía con un profundísimo agradecimiento a mi jefe, Señor, Maestro, Amigo, Alimento…

A Jesucristo.

Lleva 66 años enseñándome el camino y animando mi caminar.

XXX

Por eso, cuando tenga que dejar este cuerpo de caminante, para ver a mi Padre “cara a cara” os dejaré como testamento, solamente una palabra: Acerté!!!

Los emprendemos no porque nosotros pensemos que son buenos para los internos.

Sino porque ellos lo piden desde su más profunda realidad.

Con frecuencia se intenta ayudar al sediento dándole una buena sardina arenque.

Porque al no sediento le parece muy rica.

Pero no está en las prioridades del sediento.

Nunca hemos intuido nuestros proyectos alrededor de una mesa, ni en un despacho.

No queremos darles lo que nos parece bueno para nosotros, ni siquiera intentar intuir lo que necesitan más.

Preferimos que nos lo cuenten.

Que sean ellos los que marcan su camino.

Evidentemente que hay muchas cosas que no podemos darles, otras que no debemos dárselas.

Todo esto lo hablamos con ellos.

Y de ahí viene la luz que ilumina un nuevo sendero.

No hay “cerebro” inicialmente.

Hay patio de cárcel, y corazón.

Luego vendrá el estudio, la elaboración. La puesta en marcha.

Para eso si es necesario el cerebro.

Sin dejar descanso al corazón.

Corazón, cerebro, trabajo.

Es la infraestructura.

Pero la energía que conecte estos tres polos para ponerlos en servicio de los internos, donde está? De donde viene?

La cosa es clara entre nosotros.

La fuente de toda la energía es DIOS.

Porque EL, con la luz del Espíritu Santo ilumina.

Esperando gozar la sabiduría y dejar a los sabihondos encaramados en sus cátedras – altares.

El boon de sicólogos, sociólogos, antropólogos ect. De evidente actualidad y necesidad se ha desbordado.

Para no pocos han ocupado el puesto de Dios y han sido engullidos, en gran parte, por la nueva ola: parasicólogos, adivinos, magos, curanderos, sectas.

Que también quieren ocupar buenas parcelas del campo de Dios.

Y, entre todos no nos dejan fuerza para pedir la luz que necesitamos a Dios.

El Espíritu Santo iluminador está deseoso de iluminar al que, apagando lucecitas desorientadoras, se abre a El.

La luz viene de El, Padre de todos.

La fuerza también.

Y la orientación concreta: de Jesucristo.

El nos llama desde los que sufren.

Está en todos los patios de todas las cárceles.

Sufre en todos los chabolos de todos los módulos.

Lo que hagamos a cualquiera de ellos se lo hacemos a El.

Con su luz programamos nuestros proyectos.

Con El recorremos nuestros caminos.

ESTE ES EL MANDAMIENTO MAS IMPORTANTE:

Es una pena, a veces, ver qué piensan algunos cristianos que es lo más importante.

Para la mayoría (¿) eso del sexo, para otros: la misa semanal, para no pocos sus devociones, “su Virgen”, para otros lo que ha dicho el Papa o su Obispo.

No pocas veces he coincidido con un grupo casual de cristianos, y no coincidían en nada: para unos lo importante es “lo mandado” para otros la revolución “desde la base” contra esa tiranía tradicional.

Para la mayoría, desgraciadamente, huir las peleas e insultos entre “cristianos” y alejarse de todo ese rollo maniatado a la “tradición” o a la “revolución”.

Y poco a poco aumenta el grupo de “cristianos” Y de “honrados” que piensan que si Dios es Padre, lo que querrá, como ellos que son también padres, es que sus hijos se quieran, se ayuden, y sean FELICES.

XXX

Va un cuentecillo:

Unos padres, endeudándose hasta las cachas, organizan un veraneo fabuloso para sus tres hijitos.

Al final del verano, el padre, que no ha salido de Madrid para poder pagar, va a verles y recogerles.

Agotado por el calor este pario llega por fin a la playa.

Allí están todos.

Abraza a los tres peques, y les pregunta qué tal está el agua?

Los niños, a una, le contestan: creemos que muy buena. Pero como te queremos tanto no nos hemos bañado. Nos hemos sacrificado por ti.

Pero hijos!!! Y habéis gozado con las tartas de mama?

Creemos que estaban buenísimas. Pero como te queremos tanto las hemos echado sal santificándonos por ti….

No creéis que al santificándonos papá le hubiese gustado más que a gritos y saltos le hubieran contestado los niños: Guay!!! Guay papá. Te queremos mucho mucho mucho.

XXX

Dios es Padre.

Quiere que gocemos todo.

Para eso nos dio los cinco sentidos, y un almacén infinito de olores, sabores, sonidos, visiones y tersura.

Y nos dio capacidad para amar.

Amar y ser amado.

Plenitud de felicidad.

XXX

Qué queremos los padres de nuestros hijos?: Que sean felices.

Nos gustaría que fueran ingenieros o notarios, simpáticos y rubios…

Pero lo que de verdad verdad queremos es que sean felices.

Somos padres.

Este es el gran mandamiento: ser FELICES.

XXX

Claro que para eso es necesario querer y ayudar a todos, especialmente a los que tienen menos, y quererle a El que es nuestro Padre.

Si cumples el gran mandamiento de la caridad serás feliz.

Y si no eres feliz has roto los planes que Dios tenia sobre ti.

XXX

Habías cumplido con todas las misas, no comido carne, rezado y rezado, tendrás tu Comunidad cristiana…si no eres feliz, has roto los planes que Dios Padre tenía para ti.

Y nunca quisimos trabajar “por nuestra cuenta”, en competencia con los centros Oficiales y sus funcionarios.

Siempre y en todo, trabajamos unidos a los funcionarios: cárceles, hospitales, enseñanza, Centros básicos.

Y en este programa, tan especial, también trabajamos con el Ayuntamiento y Comunidad.

Nuestro equipo médico y los del Ayuntamiento y Comunidad en el programa de drogas, van juntos.

Esto supone una novedad inmensamente enriquecedora.

Sus Centros y los nuestros, serán los peldaños de una única escalera que acogerá a los más destruidos, de la calle o de la cárcel y los irá viendo ascender hasta salir normalizados: familia y trabajo.

PROGRAMA ESPECIAL PARA TRATAMIENTO DE DROGODEPENDIENTES

El 27 de junio del año 2002 se dio un paso importantísimo: el drogadicto, dejó de ser un “drogata” y pasó a ser enfermo de drogadicción con derecho a tratamiento médico.

Costó mucho.

Pero ya es ley.

El problema hoy es captar, a todos los niveles, que es un enfermo de enfermedad muy grave.

Porque siguen, rutinariamente, gente de buena voluntad con tratamientos suaves: charlas, reuniones, excursiones, conferencias etc, o con albergues y casas de acogida sin instalaciones para curarles. Entre otras cosas porque saben que van a durar tan poco en ese lugar, que no vale la pena.

Todo esto, naturalmente no cura.

Y, además, la sociedad que se entera de tanta gente que trata así con los drogodependientes piensa que, a pesar de trabajar tanto con ellos, no tienen solución.

Este es el gran problema.

Es enfermedad muy grave y se la quiere curar con aspirina cada quince días.

Esa es la tragedia.

Es como si alguien corta por la mitad un ordenador.

Y, luego, pega los bordes de plástico y piensa que está arreglado.

Mientras cada cable no esté en su sitio, o esté roto, el ordenador no funcionará.

Por eso nosotros, con nuestro fantástico equipo médico, hemos organizado el tratamiento en “escalera”.

DECLARACION SOBRE RELACIONES DE LA IGLESIA CON RELIGIONES NO CRISTIANAS

Se acabaron las guerras de religiones, el desconocimiento de otras religiones, el desprecio y agresividad contra ellas.

En esta Declaración del Concilio se hace una breve descripción de las más conocidas: el Hinduismo: “los hombres investigan el misterio divino…y buscan la liberación de las angustias de nuestra condición ya sea mediante las modalidades de la vida ascética, ya sea a través de profunda meditación, ya sea buscando refugio en Dios con amor y confianza”.

“En el Budismo, según sus varias formas se reconoce la insuficiencia radical de este mundo mudable, y se enseña el camino por el que los hombres, con un espíritu devoto y confiado, pueden adquirir, ya sea el estado de perfecta liberación, ya sea la suprema iluminación, por sus propios esfuerzos, o apoyados en un auxilio superior.

Así también las demás religiones que se encuentran en el mundo se esfuerzan por responder de varias maneras a la inquietud del corazón humano proponiendo caminos, es decir doctrinas, normas de vida, y ritos sagrados.

Analiza, después la religión del Islam.

Recuerda los problemas tan profundos y siniestros que nos han separado, y pide respeto profundo, mutua comprensión y que defiendan y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y libertad para todos los hombres”.

(Impresionante, no?)

La religión judía, tan “mezclada” con nosotros recibe un trato especialmente fraterno.

Y pide, insistentemente el perdón al triste pasado deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemismo de cualquier tiempo y persona contra los judíos”.

Y, añade, “No podemos invocar a Dios, Padre de todos, si nos negamos a conducirnos fraternalmente con algunos hombres creados a imagen de Dios. La relación del hombre para con Dios Padre, y con los demás hombres, sus hermanos, están de tal forma unidos que como dice la Escritura, el que no ama no ha conocido a Dios (I, Ion 4, 8)

La Iglesia, por consiguiente rechaza como ajena al espíritu de Cristo cualquier discriminación o vejación realizada por motivos de raza, color, de condición o de religión.

Por esto, el Sagrado Concilio, siguiendo las huellas de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo ruega ardientemente a los fieles que observando en medio de las naciones una conducta ejemplar…(I.Pedro 2, 12) si es posible, en cuanto de ellos depende, tengan paz con todos lo shombres (Rom. 12,18) para que sean verdaderamente hijos del Padre que está en los cielos (Mt. 5, 45)