LA IGLESIA PARA LOS POBRES

Soy de la Fundación y creo que a nuestro Cardenal le gustará ver que leo sus escritos, y, con tal profundidad, que los comento.

Esta semana ha dicho (infomadrid, pg 5) que: la Iglesia es una Iglesia para los necesitados. Cuanto más necesitado sea un hombre, más tiene que aparecer la Iglesia curando y aliviando esa necesidad.

Pero yo tuve un accidente serio, me llevaron a urgencias del Hospital Clínico. Allí, en una camilla pasé horas y horas con otros treinta y tantos “urgentes” en similares camillas pegadas una junto a la otra. Uno se murió. El que tenía al lado se quejaba profundamente. No teníamos contacto con el exterior y algunos querían comunicarse con los suyos y no pudieron.

Ingresé por la mañana, y tras larguísimas horas de dura camilla, nos pasaron a dormir a una sala normal en cama normal.

Nunca nadie me preguntó acerca de mis deseos.

Si el capellán, para el que lo prioritario son las urgencias, hubiese pasado por ahí un momentito nos hubieran hecho felices o no pocos.

Pero no apareció.

Al día siguiente, mi seguro medico me llevó a una clínica de primera.

Todo amplio. Todo limpio, nuevo…

Y, sin que me diera cuenta, me “asalto” un buen hombre con su bata blanquísima.

Era el capellán y se me ofrecía a todo.

XXX

Las parroquias de barrio obrero o inferior, suelen tener un sacerdote, y no a tiempo completo.

En la Concepción y similares…

XXX

Desgraciadamente Sr. Cardenal, la Iglesia no es para los necesitados.

XXX

Al final, añade que “también hay muchos pobres de alma”.

Esto no es serio.

También hay pobres de familiares, de inteligencia, de iniciativas de y de.

Pero estamos hablando de POBRES.

Sin “pasta”!!!

XXX

Y acaba con una frase que me hiere profundamente: “entre la pobreza del alma y la pobreza del cuerpo hay una estrechísima relación”

Insinúa Usted que los pobres, de dinero, son también pobres de valores espirituales?

Cree Usted que los pobres son más pecadores que los ricos?.

Cree que los pobres están más lejos de Dios que los ricos?

Quizá estén más lejos de Obispos y parroquias pero de Dios, ni hablar!!!

Perdone, Sr. Cardenal. Vivo entre los pobres y por eso me he puesto así.

Pero le agradezco profundamente que confiese paladinamente que la Iglesia “debe ser” para los necesitados.

Raquel

¿Te sirvió? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • RSS
  • Twitter
  • Digg
  • email
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • Mixx
  • NewsVine
  • Yahoo! Buzz

Deja un comentario