Archivo de septiembre de 2011

EMPIEZO A SER CRISTIANO

Mi familia no es creyente, y yo me crié con ellos.

Ahora me entero, con vosotros, de eso de ser creyente en Dios, en Jesucristo…

Me dijisteis que lo gordo gordo de todo lo bueno estaba en el Evangelio.

Lo he leído.

Lo he devorado.

Es fabuloso.

Y a mi, que no soy intelectual, me parece que lo más importante es amar al prójimo, que es cualquiera que sufre.

Amar como El nos ha amado.

Que en eso conocerán que sois mis discípulos: en que se quieren unos a otros.

Que si nos ayudamos mutuamente cumplimos toda la Ley y los Profetas…

XXX

Pero a mis vecinos que son de Misa y Misa eso no les interesa.

Ellos lo que quieren cumplir es: ir a Misa fines de semana, confesarse, comulgar, bautizar a los niños, casarse por la Iglesia, cumplir la liturgia, eso de las indulgencias, querer mucho al Papa, obedecer a los Obispos, ayunar o no comer carne a veces.

Y eso no lo veo como lo importante en el Evangelio.

A mi me parece que, según vosotros lo que Dios quiere que hagamos es lo del Evangelio.

Y todo eso que intentan cumplir mis vecinos lo dicen hombres con cargos importantes en la iglesia, y que habrá que intentar ir cumpliendo.

Pero que lo gordo gordo, está en el Evangelio.