Archivo de noviembre de 2011

PENITENCIA EN CUARESMA

“En este tiempo de cuaresma hay que responder al precepto divino de la penitencia con algún acto voluntario que vaya más allá de las renuncias impuestas por el peso de la vida cotidiana”

El que escribe esto no está viviendo con los que están muriendo de hambre en tantos países. Millones y millones de hijos de Dios, ni con los que se destruyen en no pocas cárceles, especialmente políticas, ni entre tantos y tantos “perdedores” angustiados por la pérdida del piso ni de algún familiar que podrían curarse con dinero, ni duermen en la calle, ni carecen de futuro, ni, ni,

Qué triste lejanía!!

Me parece más cristiano, llorar con el que sufre, y sembrarle la esperanza de que es preferido de Dios, y predicar, al que no sufre tanto, que se deje de mojigaterias y se dedique a ayudar a los que sufren más, ayudándoles personalmente y dando dinero – no calderilla – para aliviarles algo al menos en cuaresma.

El primer párrafo, lo he leído en una revista del Obispado, y dice que viene del Vaticano.

Espero que sea falso.

LA IGLESIA

 

Su esencia verdadera y más profunda, su tarea más autentica no consiste en lograr que los hombres tengan algo de respeto por Dios, ni consiste tampoco en ofrecer un poco de decencia y humanismo para contrarrestar el egoísmo brutal de los hombres.

Su esencia no es la ley sino el evangelio: que Dios vence por su propia acción y que él se entrega de manera generosa a favor de esta humanidad y de su mundo.

Este es el testimonio de lo más inverosímil, que es la única verdad, la verdad ultima.

Karl Rahner S.J.