Archivo de abril de 2013

Y DICEN QUE NO HA CAMBIADO NADA!

 

(I)En una reunión, un famoso Cardenal, ya viejecito me dijo: voy a tener la Eucaristía con un grupito de “Adoración Nocturna”.

Tímidamente le dije: por qué no va a la cárcel?

Me miró como si fuese yo un extraterrestre.

A la salida le esperaba María.

Con su melena rubia, y su sonrisa le preguntó:

Monseñor, va a ir a la cárcel algún día?

Monseñor, paternalísimamente la contesto:

Si, ya se. En mi Diócesis hay una cárcel.

María, con su dulce sonrisa le contestó: No, Monseñor, hay dos!!

 

XXX

El Papa Francisco, apenitas nombrado nos dice: “Quisiera que (la alegría de la Pascua) llegase a todas las casa, a todas las familias, especialmente allí donde hay más sufrimiento, en los hospitales, en las CÁRCELES”

 

 

(II) Antes, lo bueno era rezar, sacramentos, familia, honestidad, rosario, manifestaciones masivas de creyentes…

Y eso es bueno.

Claro.

Pero, el Papa Francisco dice: “hagámonos instrumentos de esa misericordia, cauces a través de los cuales Dios pueda regar la tierra, custodiar toda la creación, y hacer florecer la justicia y la paz”.

No basta ser bueno.

Hay que ser buenos para los demás.

 

 

(III) Los sacramentos son comida para amar y servir a los demás.

Comer mucho (misa y comunión diarias, confesión, matrimonio, bautismo y confirmación recordados) no hace un buen cristiano.

Si esa “comida” la empleamos en amar y servir a todos, especialmente a los que nadie quiere, seremos cristianos.

Dice el Papa Francisco

“El bautismo que nos hace hijos de Dios, la Eucaristía que nos une a Cristo deben convertirse en vida, es decir, traducirse en actitudes, comportamientos, gestos, opciones.

Recién nombradito el Papa Francisco ha dicho: “Es una gran alegría para mí, al comienzo de mi ministerio, poderos dar este anuncio: ¡Cristo ha resucitado! Quisiera que llegara a todas las casas, a todas las familias, especialmente allí donde hay más sufrimiento, en los hospitales, en las cárceles..(vamos respaldados, Enhorabuena!!).

 

Y algo más profundo y precioso “Acojamos la gracia de la Resurrección de Cristo. Dejémonos renovar por la misericordia de Dios, dejemos que la fuerza de su amor transforme también nuestras vidas; y hagámonos instrumentos de esta misericordia, cauces a través de los cuales Dios pueda regar la tierra, custodiar toda la creación y hacer florecer la justicia y la paz”

Y, a renglón seguido, desde el balcón vaticano ““El bautismo que nos hace hijos de Dios, la Eucaristía que nos une a Cristo, deben convertirse en vida, es decir, traducirse en actitudes, comportamientos, gestos, opciones”.

Es decir: bautismo y comunión no son para decir que somos cristianos.

No tienen su fin en sí mismos.

Es el alimento más potente y no deben servir para poder comulgar más sino para que nos comprometamos en “actitudes, comportamientos, opciones”. En servicio de nuestros hermanos.

Especialmente de aquellos que nadie quiera.

NOTA: Este bendito Papa Francisco, piensa como nuestro querido Jaime.

Esto mola!!!

QUÉ TE PARECE?

 

En una encuesta aparecida en uno de nuestros grandes diarios, se analiza el grado de aceptación social que tienen una treintena de “sectores”.

En el primer grupo y en buena posición aparece Caritas.

En el segundo grupo sitúan a la Iglesia Católica.

Y en el último grupo, y pegadito a la cola, van los Obispos.

Y uno piensa: si los Obispos se dedicaran, como quiere el Papa Francisco, a los pobres, crees que estarían en el primer grupo??